¡Problemas tenemos todos!

¡Expertiza te ayuda!
Conectamos a personas que necesitan resolver un problema, con los expertos capaces de solucionarlo.

Nuestro blog




Por qué es tan importante la nutrición en nuestro día a día


En los tiempos que corren, la salud ha cobrado un papel preponderante en nuestras vidas.
Sea por emergencias sanitarias, por motivos personales, o por la actualización de información, cada vez son más las personas que deciden realizar cambios significativos en su estilo de vida, en pos de una mejora en su salud.

Uno de los tantos aspectos que componen al estilo de vida es el la alimentación, y en este artículo te contamos las consecuencias y el impacto que tiene sobre nuestra salud, y de qué forma podemos mejorarla.


Tabla de contenidos

La epidemia de la malnutrición


Según la OMS, “el término malnutrición abarca dos grupos amplios de afecciones. Uno es la «desnutrición» —que comprende el retraso del crecimiento (estatura inferior a la que corresponde a la edad), la emaciación (peso inferior al que corresponde a la estatura), la insuficiencia ponderal (peso inferior al que corresponde a la edad) y las carencias o insuficiencias de micronutrientes (falta de vitaminas y minerales importantes). El otro es el del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con el régimen alimentario (cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes y cánceres).”

(OMS, “Preguntas y respuestas en línea”, 2016)


Cualquiera sea el caso, el impacto en nuestra salud es directo.

La OMS publica cifras y datos oficiales en su sitio oficial:

  • En todas sus formas, la malnutrición abarca la desnutrición (emaciación, retraso del crecimiento e insuficiencia ponderal), los desequilibrios de vitaminas o minerales, el sobrepeso, la obesidad, y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación.
  • 1900 millones de adultos tienen sobrepeso o son obesos, mientras que 462 millones de personas tienen insuficiencia ponderal.
  • 52 millones de niños menores de 5 años presentan emaciación, 17 millones padecen emaciación grave, y 155 millones sufren retraso del crecimiento, mientras que 41 millones tienen sobrepeso o son obesos.
  • Alrededor del 45% de las muertes de menores de 5 años tienen que ver con la desnutrición. En su mayoría se registran en los países de ingresos bajos y medianos. Al mismo tiempo, en esos países están aumentando las tasas de sobrepeso y obesidad en la niñez.
  • Las repercusiones en el desarrollo y las consecuencias de índole económica, social y médica de la carga mundial de la malnutrición son graves y duraderas, para las personas y sus familias, para las comunidades y para los países.

(OMS, portal oficial)

Cómo afecta a nuestra salud un desequilibrio nutricional


Según la colección de la FAO, en donde se recopila información sobre la relación entre enfermedades infecciosas y la nutrición: “La interacción o sinergismo de la malnutrición y la infección es la causa principal de morbilidad y mortalidad de los niños en la mayoría de los países de África, Asia y América Latina. Las infecciones virales, bacterianas y parasitarias tienden a ser prevalentes, y todas pueden tener un impacto negativo en el estado nutricional de niños y adultos”

(FAO, “Nutrición Humana en el mundo en desarrollo”, 2020)


Cada vez son más las señales y las evidencias que nos muestran que la calidad y variedad de alimentos que consumamos, será en gran medida un potenciador o depresor de nuestra salud integral.

La ausencia o desbalance de micronutrientes, disminuirá la eficiencia que tiene nuestro sistema inmunológico para responder a los agentes externos, responsables de causar enfermedades.

Si a esto sumamos que, además de un estilo de vida sedentario y una mala alimentación, padecemos enfermedades crónicas (posiblemente a causa de lo mencionado anteriormente o por predisposición genética), el peligro que corremos frente a enfermedades estacionarias de menor riesgo, aumentan de manera exponencial, pudiendo tener consecuencias gravísimas.

Es la genética una condicionante ineludible para nuestra salud


La genética no es necesariamente una condicionante frente a a la predisposición de ciertas enfermedades.

Desde hace varios años, los estudios sobre la epigenética (del griego epi, en o sobre, y genética) nos demuestran que nuestro comportamiento y los factores externos a nuestros genes, tienen impacto directo en nuestro organismo.

Esto significa que, si bien somos la composición del 50% de nuestro padre y 50% de nuestra madre, no necesariamente tendremos que padecer todas las afecciones que ellos pasaron, o al menos se podrían mitigar.

La mención sobre la epigenética es simplemente para dejar presente en este artículo, que independientemente de nuestra condición, siempre se pueden realizar cambios que mejorarán nuestra calidad de vida.

Así mismo, en esta oportunidad hacemos mención a la alimentación, pero es innegable e insoslayable que la actividad física y la gestión de las emociones tienen el mismo protagonismo en nuestra vida.

Cada vez son más las señales y las evidencias que nos muestran que la calidad y variedad de alimentos que consumamos, será en gran medida un potenciador o depresor de nuestra salud integral.

Cómo generar hábitos alimenticios saludables


El primer paso para generar cambios en nuestros hábitos alimenticios es tomar conciencia de todas las implicancias. Si no entendemos cuáles son los beneficios que obtendremos (a corto y largo plazo), y no logramos incorporarlos como aspectos positivos, necesarios pero también placenteros y definitivos, será muy difícil poder llevarlos adelante.

Existe mucha información disponible de fuentes oficiales, como por ejemplo en la página oficial de la FAO están publicadas algunas guías alimenticias de diferentes países.

Como regla general, evitar los alimentos procesados y ultraprocesados, comenzará a generar efectos positivos en nuestro organismo. Si en simultáneo, consumimos alimentos no procesados y variados, asegurará el equilibrio de micronutrientes y macronutrientes necesarios para desarrollar un sistema inmunológico fuerte y un estado físico ideal a nivel óseo, muscular y general.

Pero también es importante tener apoyo calificado de primera mano y personal, de profesionales competentes que nos ayuden a transitar este camino que cambiará radicalmente nuestra percepción de la vida, y nos ayudará a tener una salud fortalecida.

Los licenciados en nutrición, en conjunto con otros profesionales de la salud, nos van a orientar para tomar las mejores decisiones, y que sean sostenidas en el tiempo.

En estos tiempos de cambios, crisis y adaptación, las decisiones que tomemos hoy determinarán en gran medida las consecuencias que tengamos a mediano y largo plazo.

En expertiza te ayudamos a encontrar a los mejores expertos que te pueden ayudar.


Links de interés


La intencionalidad de la información brindada en este artículo es proporcionar una guía básica, no haciéndose responsable de los resultados finales de considerarla. Sugerimos que se tome como punto de partida para ampliar la investigación sobre el tema.


Recomendados



Si estás interesado en recibir por correo electrónico nuestras novedades, información sobre promociones o noticias de especial interés, no dejes de suscribirte a nuestro boletín.