La estafa de los préstamos "Gota a gota"

Expertiza
Expertiza Préstamos

La Dirección General de Hechos Complejos de la Dirección de Investigaciones de la Policía Nacional llevó adelante una destacada operación denominada «Gota a gota», con el objetivo de desarticular una sofisticada organización delictiva que operaba desde el exterior en Uruguay, dedicada a realizar estafas mediante el ofrecimiento de préstamos de dinero a través de redes sociales.

La operación ha sido un rotundo éxito, permitiendo aclarar 278 estafas y detener a 41 personas involucradas en esta trama fraudulenta.

 

Tabla de contenidos

 

Resumen informativo
  • Operación "Gota a gota": Una red delictiva internacional dedicada a estafas por redes sociales.
  • Modalidad de estafa: Ofrecían préstamos de dinero con condiciones atractivas y créditos pre aprobados.
  • Los "Pitufos": Personas locales que recibían los giros de dinero para dar apariencia de legalidad.
  • Archivos falsos: La organización enviaba documentos con logos de empresas ficticias para engañar a las víctimas.
  • Condenas y resultados: 41 personas condenadas y 278 estafas aclaradas, por un monto de 1.800.000 pesos uruguayos.

Desarticulación de la red criminal

La modalidad utilizada por esta organización delictiva era sumamente ingeniosa y desafiante para las autoridades.

Consistía en atraer a sus víctimas mediante el ofrecimiento de préstamos de dinero con condiciones sumamente atractivas y facilidades para su contratación. Para ello, creaban páginas en una red social con distintos nombres, las cuales luego eran rápidamente eliminadas para evitar ser detectados.

Una vez que un potencial cliente mostraba interés, se le proporcionaba un número de celular para continuar la comunicación a través de esa vía. Durante la conversación, los estafadores obtenían los datos personales de la víctima y le solicitaban que realizara un giro de dinero por concepto de gastos de gestión y trámites, necesarios para acceder al préstamo.

Aquí es donde entraban en juego los «Pitufos», individuos que recibían estos giros de dinero y cuya función era aparentar legalidad al tratarse de personas con documentos de identidad uruguayos.

Una vez que recibían el dinero, descontaban el porcentaje previamente acordado y giraban el saldo restante hacia otros miembros de la organización ubicados en el extranjero. De esta manera, la trama se ramificaba internacionalmente, dificultando aún más su rastreo.

Para hacer creíble el proceso y justificar los gastos de gestión, la organización enviaba a la víctima un archivo con documentos que incluían logos y referencias de empresas aseguradoras inexistentes. De esta forma, buscaban darle mayor credibilidad al préstamo falso y engañar a la persona que caía en la estafa.

El desenmascaramiento de la red

La «Operación Gota a gota» representó un arduo trabajo de investigación y colaboración entre diversas instituciones, con el objetivo de desenmascarar y neutralizar a esta compleja red delictiva.

Los agentes de la Dirección General de Hechos Complejos, en conjunto con expertos en ciberseguridad, rastrearon las comunicaciones de la organización y recopilaron pruebas que sustentaran las acusaciones.

La cooperación con autoridades internacionales también fue fundamental para seguir el rastro de los fondos transferidos a través de múltiples cuentas bancarias y países. Estas acciones coordinadas permitieron reunir suficientes elementos probatorios para presentar una sólida acusación ante el sistema judicial.

Condenas y resultados

El esfuerzo y la dedicación de las autoridades involucradas en la operación dieron frutos al momento de las condenas. Un total de 41 personas involucradas en esta organización fueron condenadas por delitos de asociación para delinquir y continuados delitos de estafa. 

Impacto económico y lecciones aprendidas

La magnitud de la operación «Gota a gota» se traduce en la aclaración de un total de 278 estafas, con un monto aproximado de 1.800.000 pesos uruguayos. Este número representa la cantidad de personas que, en su momento, cayeron en la trampa de esta organización fraudulenta.

La operación también dejó en claro la importancia de mantener una actitud de precaución y conciencia al realizar transacciones económicas en línea.

Es fundamental verificar la autenticidad de las ofertas y no proporcionar datos personales ni efectuar giros de dinero sin antes haber confirmado la legitimidad de la empresa o individuo con el que se está tratando.

Asimismo, se puso de relieve la necesidad de contar con una mayor vigilancia y regulación en el ámbito de las redes sociales y los préstamos en línea.

La facilidad para crear perfiles falsos y páginas fraudulentas es un riesgo latente, por lo que es responsabilidad de los usuarios estar alerta y denunciar actividades sospechosas.

Fuente: Ministerio del Interior, 7 de julio 2023.

Comentarios